Yoga Terapéutico

El aspecto terapéutico del yoga está aquí en primer plano. Además del énfasis en la alineación biomecánica del cuerpo en el asana, lo que caracteriza este tipo de yoga es el tiempo:  tanto para entrar en el asana como en el permanecer en ella.

El énfasis está puesto en las acciones que asisten el asana y cuanto más “avanzado” es el practicante, más sutiles se vuelven y así se puede alcanzar Sthirasukhamâsanam:   estabilidad y comodidad durante el esfuerzo que implica la postura.

Presencia en el cuerpo expandido para que la respiración fluya y la mente se estabilice.

Se utilizan elementos (props) a modo de exploración y mejor compresión de las acciones que realizamos, siendo que permiten que la mente conecte mejor con partes del cuerpo y movimientos sutiles.

Es una práctica que nos ayuda a tomar más conciencia en nuestro cuerpo físico, pudiendo sanar muchas dolencias que están causadas por hábitos posturales que nos traen problemas físicos y orgánicos, y por supuesto esto afecta también a nuestro estado emocional.