Técnica en Asana y Vinyasa

El término “vinyasa” hace alusión a la concatenación de respiración y movimientos.  Es una práctica más dinámica. Nos movemos de una postura a otra utilizando la respiración y permanecemos solo algunas pocas respiraciones en cada una (de 1 a 5).

Desde un entendimiento técnico del asana, con las acciones más importantes a mantener, se van armando secuencias que unen un asana con otra, generando un trabajo de coordinación con la respiración que impacta en la mente que debe permanecer centrada.

Tiene muchos beneficios también en el sistema circulatorio ya que se trabaja el aspecto cardiovascular.

Un ejemplo clásico de este tipo de trabajo son las secuencias de saludos al sol.